domingo, 27 de diciembre de 2009

ventana


miré
hacia la
ventana*

de ella
salió el
recuerdo*

acarició
mis entrañas

y

s
u
b
i
ó*

foto* CeleS!




lunes, 21 de diciembre de 2009

*

*********************************************************************************************

cierro
los ojos
y se abre un árbol
en el árbol
se abre un hueco

círculo verde
capullo
canal

útero
mandala
por
él

entro
me
desplazo
vuelo
giro
y
entonces
soy
*música
*
*********************************************************************************************





jueves, 17 de diciembre de 2009

El abecedario. E*


***********************************************************************************************

Ella estaba en el entierro de Ernesto. La entrevió en el encaje de sus ojos espléndidos.
Encerrado en su esquema, él evitó el encuentro*

***********************************************************************************************


domingo, 13 de diciembre de 2009

Espejos




gracias a Rocío, por haberme mostrado esta foto



espejo
del propio
espejo*
sombra de la propia sombra*
múltiples yos*
caras igualesdiferentes
que
(se) (me)
miran*
cuál es el personaje?**

cuál el verdadero yo?**
cuál el único
y no
alterego?**
hay

único?**

yo (
m
e) busco*




foto* Rocío Canetti (Rolalola)





viernes, 4 de diciembre de 2009

El abecedario.* D

*********************************************************************************************


El día descansa después del sol. Su dedo desciende por el dibujo de Dolores, que duerme donde los duendes*


*********************************************************************************************



miércoles, 2 de diciembre de 2009

Mediodía de octubre


relato publicado hoy en "El Taller", para el ejercicio Luz y Color

Aquí estoy, sentada en mi patio con el sol de octubre en la cara, intentando escribir un relato en marrón.
Empiezo: "Cuando bajó del tren en la estación de Alegría en esa fría y luminosa tarde de mayo sintió, o tal vez imaginó sentir, un antiguo aroma de vainilla y el ronronear de la hornalla en la cocina."
Creo que va bien, hago alusión al fuego, a un aroma hogareño, protector, seguro.
Mientras escribo, el ruido de la calle me llega no muy lejano. Me distraigo en mis macetas de menta y en el brillo de Pedro Páramo, mi cactus que no para de crecer. Recuesto mi cabeza contra la pared, cierro los ojos, y sólo recibo la luminosidad de los árboles. Escucho las voces vecinas, los pájaros que viven en la acacia de mi puerta; huelo los almuerzos que ya se están preparando. Abro los ojos y sonrío ante la llegada de ciertos gratos recuerdos.
Una mariquita camina por mi pie. Hago que pase a mi mano. Cuando cosquillea por mi dedo la dejo en una hoja de menta.
Creo que mi relato camb de color*

foto* CeleS!


sábado, 28 de noviembre de 2009

Tanka XII




Suave es el viento
verde en el campo verde.
La tarde se cae
desprendiendo naranjas
sobre el molino que habla.


foto* CeleS!



martes, 24 de noviembre de 2009

El abecedario. *C


***********************************************************************************************

Camilo llegó cerca de la casa celeste, cercada de cerezos. Desde el camino ve el cielo en las celosías. Clara cierra las ventanas creciendo en su celo*

***********************************************************************************************



viernes, 20 de noviembre de 2009

***





te traigo los

sabores

y los

olores

de mi
infancia*
los dejo en tu mesa
en tus

ojos

y en tu

boca

para que
cuando se
ponga el

sol


me (te) recuerdes*


foto* CeleS!




martes, 17 de noviembre de 2009

El abecedario. *B



***********************************************************************************************

Blanca baja del barco bajo la bruma. Lleva bolso y boina en la mano. La brisa besa su blusa. Blanca busca otro beso*

***********************************************************************************************




domingo, 15 de noviembre de 2009

Tanka XI




Aroma de flor
que brotó de mi puerta.
Noche sin luna
abriéndose en lilas.
Perfumada madrugada.


foto* CeleS!


martes, 10 de noviembre de 2009

El abecedario. A*


************************************************************************************


Atardecía a través del aire cuando los árboles (acacias, álamos, aguarybais), avanzaron en aromas al centro del alma de Alba*

************************************************************************************




jueves, 5 de noviembre de 2009

Resolviendo el gris



Hoy caminé por el pueblo. Las calles estaban grises, yo estaba gris. Gris, ese color intermedio entre la oscuridad y la luz; ese intermedio que pone en suspenso la vida. Pude haber tomado otras calles más grisverdosas, pero no lo hice; no fui capaz de confrontar los recuerdos. Sólo desvié la mirada ante el aroma de un jazminero que rozó mi oído. Corté una rama y seguí mi camino contra el viento del norte que soplaba, también gris. Así llegué a la casa, puse la rama de jazmín en un florero pequeño; y aquí estoy, escribiendo estas grises palabras, que trataré se conviertan, al menos, en palabras lavanda.


pintura* Marc Rotko- greyongrey


lunes, 2 de noviembre de 2009

Tanka X



Mis pies en vuelo
en los amaneceres.
Ojos de estrellas
en mi desvelo lila.
Ya cantan los pájaros.


pintura* Katsushika Hokusai


sábado, 31 de octubre de 2009

Moire




miro
mis
ojos*
en
los
tuyos*
como miro los
míos*
en
otros
y los
tuyos*
en
más*


foto* Fede Rodríguez


domingo, 25 de octubre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap.XI (final)



Cuando la madrugada despertó en mi ventana y entró a mi cuarto desparramando hojas y enroscando vientos, salí del rincón en el que había pasado la noche. No estaba ya sordo, ni ciego, ni mudo. Pero no importaba. Estaba vacío de mí.
Salí, no sé por qué, y caminé por las calles que llevaban al mar. En una esquina me adelantó una mujer. Iba arropada, caminaba rápido, por sobre el cuello de su abrigo asomaba una chispa de pañuelo azul turquesa.
Llegando al centro se perdió entre la gente, yo seguí avanzando sobre adoquines brillantes de sal, buscando el camino del mar.
Llegué a una esquina y allí estaba, detenida.




Giró sobre sus pies y me vio. Su pelo revoloteó y acarició su cara salpicada de miel. Me miró. Por primera vez Lila me miró. Sus ojos dieron en mis ojos.
Y me sonrió.


foto*Berenika

martes, 20 de octubre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap.X



Esa noche no dormí. Primero, rondé la casa, bajo la llovizna. Luego, entre los pastos altos y húmedos de mi jardín, avancé hacia el agujero en la pared. Sólo fueron oscuridad y silencio. Entré a mi casa, los oídos al acecho, el pecho aleteante, los ojos ciegos me impidieron ver las mariposas que salieron de mi boca y volaron por la habitación. Encerrado en mi cuarto, sólo pensando en ella, ahora sordo, ciego, mudo, no sentí el aroma de vainilla y de limón que traspasó las paredes azules, no sentí el roce de los malvas y lavandas volando en la noche fría y tempestuosa.
No reconocí los signos.


foto* Berenika

sábado, 17 de octubre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap. IX




Hoy hace frío. El viento del mar se desliza por las calles y aplasta sus manos en puertas y ventanas. La maleza no es más que brazos secos trepando las paredes de la casa de Lila.
Nunca más la vi, y Milton desapareció hace tiempo. Ella se fue otra vez, me dijeron.
Al volver de la calle, al amanecer, todas las estrellas sacudieron mi cabeza.
Había luz, una pequeña, mínima luz, en una de las ventanas de la casa vecina.


foto* Berenika

miércoles, 14 de octubre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap.VIII



Así pasaron días, cuántos, no recuerdo. Aunque tal vez hayan sido meses. No lo sé. Sólo sé del silencio rotundo, del gato maullando en el techo de chapas, vuelto casi salvaje. Y del calor crepitante, la atmósfera verde y alucinada, el trueno diario anunciando la tormenta que no llegaba.

Yo casi no trabajaba, casi no dormía, apenas me alimentaba. Andaba por las calles sólo por necesidad, viendo en los vecinos el reflejo de mi mirada desvelada. Ellos ya no me hablaban. Tampoco hablaban de Lila.
Ahora hablaban de mí.


foto* Berenika


viernes, 9 de octubre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap.VII




Llovió toda la noche. Hubo gritos y llantos en la casa de Lila. Pero la lluvia no me permitió salir al jardín, ni escuchar con claridad lo ocurrido, aunque lo intenté, por cierto.
Esta mañana todo fue silencio. Milton se paseaba por el techo.
Por la noche no hubo luz en ninguna de las ventanas de la casa de Lila.


foto* Berenika


lunes, 5 de octubre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap.VI



Hoy Lila cantó la mañana entera. Luego cortó flores y vio acercarse rumorosa a la tormenta.
No hubo más ruidos en la casa.
El día se extendió bochornoso, para alcanzar la tarde sin canto de pájaros. Sólo la lluvia inminente.
Al atardecer no aguanté más tanto silencio. El calor y la desdicha apretaban con fuerza mi cabeza. Me cambié de ropa y salí. El chillido de mi portal de rejas rompió el atardecer.
Por la vereda pasé frente a su casa.
Lila esperaba la lluvia acodada en la ventana.
Crucé frente a ella.
No me vio.


foto* Berenika


domingo, 27 de septiembre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap.V




Los vecinos hablaban. Algunos decían que Lila vivía con un hombre, que llegó con ella una noche de truenos marinos y cortinas flameantes. Aseguraban que se llamaba Baltasar. Al menos, era el nombre que la voz de Lila nombraba.
Otros decían que no había hombre alguno, ni ser vivo ninguno, salvo ella y Milton.
En lo que todos coincidían era en que Lila volvió de no se sabía dónde, y después de tantos años, que sus padres habían muerto sin tener noticias de ella; y que sus hermanos se habían desparramado ya por el mundo.Sólo quedó la casa, esperándola.
( Y yo, junto con la casa).


foto* Berenika


lunes, 21 de septiembre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap. IV



Hoy Lila vino con una gato a casa. Milton, lo llamó. Ella sigue hablando. Parece que alguien la acompaña. Milton vio mi ojo en la pared. Se acercó y maulló. Yo quedé inmóvil, para no hacer el mínimo ruido y delatarme. El gato insistió con sus maullidos. Lila se acercó a la pared y mi corazón de desbocó, galopó salvaje por prados azules y golpeó con fuerza contra su perfume de vainilla y de limón. Giré y pegué mi espalda a la pared, justo en el instante en que la miel del ojo, el de Lila, se escurría por el hueco en los ladrillos.

Basta Milton! No ves? No hay nada ahí!
Ay su voz! Esa voz que siempre levantó olas en mi pecho!
Ya voy, amor! Estoy yendo!
Y su voz se alejó con el gato en brazos.
No era a mí a quien hablaba.


foto* Berenika


martes, 15 de septiembre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* cap. III



Hoy salió temprano, caminó decidida por la calle sombreada de tilos. Llevaba un vestido vaporoso de malvas y lavandas.
Yo la seguí. Ya no me importó que me viera. A las pocas cuadras dobló hacia el mar. La sal le enroscó sus malvas y lavandas y la acompañó en el camino.
Yo esperé las horas enteras sostenido por una taza de té.
Por sobre mi taza de té la vi cruzar la calle hacia mí, y la reconocí en sus ojos.
Era Lila.
Pasó a mi lado sin verme.
Amada Lila.

foto* Berenika


lunes, 7 de septiembre de 2009

Lila, en la mirada de los otros* Cap. II




Y como ya dije, hacen seis meses hubo ruidos en la casa de Lila.

Mi ojo en la pared la vio por primera vez desde aquella última. Es decir, mi ojo en la pared vio a una mujer caminando sola por el pasillopatio de baldosas blancas y azules, hablando sola, pero como si lo hiciera con alguien. Cortando jazmines en el frescor de la mañana.
Desde hace seis meses, sólo vivo para verla.


foto* Berenika

lunes, 31 de agosto de 2009

Lila, en la mirada de los otros* Cap. I


agradeciendo a Rocío, que me presentó a ciertos personajes

I


Hoy hacen seis meses que escuché ruidos en la casa de Lila.
Por años miré desde el agujero en la pared cómo crecían los jazmines y se convertían en maleza.


Mi madre y la suya eran amigas. Ambas eran hermosas en ese tiempo.
Y yo miraba a Lila. Quieto al lado de mi madre, sentados en el patiopasillo.
Lila era diferente de las otras niñas. Lila corría todo el tiempo, hablaba todo el tiempo, cantaba todo el tiempo. Un día trajo un gato a la casa, que fue creciendo tan extraño como ella. Babel, lo llamó.
A medida que crecía Lila mudaba en extrañeza. Se había vuelto más reposada, pero tenía un no sé qué que la despegaba del piso. Pasaba a mi lado sin verme. Su gato sí me veía.
Y un día desaparecieron, ella y Babel. Hubo quien dijo que había enloquecido. Que de pronto se sintió llamada desde un pueblo que quedaba al otro lado del mar, y que ese pueblo se llamaba Mardelunas.
La última vez que la vieron caminaba hacia el puerto, con su gato en brazos y un pañuelo azul turquesa besándole el cuello.
Nunca supo cuánto la amaba.


foto* Berenika-


viernes, 28 de agosto de 2009

Tanka IX



Hoy desperté entre
árboles y violetas.
Sonrió el lucero
en lo alto del cielo,
cantando los grillos.



foto *CeleS



martes, 25 de agosto de 2009

Mujer acuática



Al descubrir, esa noche, que todos sus espantos eran hijos de la soledad, decidió volverse acuática.
Al día siguiente caminó descalza las calles húmedas de niebla de la urbanidad vacía. En su pelo cimbreaban algas y peces lunares la seguían.


foto*Berenika

sábado, 22 de agosto de 2009

Fininicio de viaje




En la última mañana de este mi último viaje, un interior blanco, luminoso, oloroso de café y mesa tejida, de albahaca y de cocina, me llevó en sutil camino hasta el taller.
Con la respiración aleteante mis ojos pasearon las paredes desde donde otros ojos arquetípicos me miraron, me llamaron, me hablaron. Escuché sus voces, y así me fue permitido navegar iniciático viaje por espacios urbanos, azules de modernidad, marrones colectivos; navegar íntimos espacios desgarrados, de corazón despedazado, de grito naciente, de vísceras en búsqueda florida.
Los ojosespacios golpearon en mi centro, avanzaron por el río de mi sangre y me revelaron búsqueda y esperanza.
Y entonces fueron los soles en encuentro, significado y significante. Son ellos los que escriben estas letras.


para mi amiga Vico





Pinturas: lluvia de tristezas- encuentro de soles *Vico Gonz


miércoles, 19 de agosto de 2009

Regreso, sí.




caminé por calles invisibles/ bajé y subí por escaleras de tiempo/ giré en la brisa leve/ me mojé de añil en aguas profundas/
siento que
*me* acerco

siento que
nunca *me* fui
siento que
soy
*casa y camino*

foto* Berenika


jueves, 6 de agosto de 2009

Regreso


Voy a mi ciudad nostalgia, a desandar mis pasos/ Voy a enlazar el vuelo de las mariposas con el aroma de los jazmines/ Voy al viento en los pinos, donde alguna vez Lila durmió entre violetas/ Voy a ciertos cariños y a ciertos recelos, para establecer el peso de mis huellas/ Voy a la magnolia, donde siguen hamacándose el lucero y la luna/ Voy a la plaza y las palomas, a tomar la mano de la niña con un globo/ Voy al olor de los libros y los trenes/ Voy a todos los ojos que hace tiempo no miro/ Voy al río que supe nadar contra su corriente, para acariciarlo desde mi orilla/ Voy a las calles bordadas en mis sienes/ Voy al patio, a las voces, al sueño y al dolor/ Voy a recorrer el pasillo sombreado para volver a mi centro/
*para
poder reandarme,

para
volver siendo
otra vez
casa y camino*


foto* Berenika

jueves, 30 de julio de 2009

lunes, 27 de julio de 2009

miércoles, 22 de julio de 2009

Lluvialiteradazul

••

••

••
Llueve la lluvia la tarde amarilla,
llueve la lluvia mi pasillo verde•
Llueven las gotas en redondos remolinos, en enredados ramos•
Planean plenas de luz,
vuelan sobre el vuelo de mi techo,
chocan con hojas y ramajes con ruido de aplausos y de besos•


Destellanestrellas•


Aleteanálamos



Sonríensonrisasazules



••

••

••

domingo, 19 de julio de 2009

jueves, 16 de julio de 2009

****************************************************


por tanto pensarte
ya nada es secreto
por tanto escribirte
la realidad se esfuma
por tanto esperarte
emigraron los pájaros

sólo quedan flores
flotando en la laguna


pintura*Li-Tingting-"Flowers"-acuarela en papel de arroz

domingo, 12 de julio de 2009

La partida (cuentos de Lila, XIII)


Me siento en mi cuarto azul con mi cuaderno rojo para escribir sobre Lila, pero Lila no aparece. Hace tiempo que no sé de ella. Nunca más la ví desde aquella mañana de abril fulgurante en la playa. Presiento que algo pasó ese día. Creo que me reconoció. Lo escuché en el grito de su mirada cruzándose con la mía.


Hasta hoy, probé todos los ritos y conjuros posibles para encontrarla.

Caminé una y mil veces mi pasillo verde, perfumé mi cocina de vainilla y de limón, y la casa entera de sándalo y canela. Armé origamipájaros de papel marrón, y salí con mi bolso en bandolera a enredarme en las veredas de hojas aleteantes de este otoñoinvierno. Intenté oír su voz en las charlas con amigos y entre los libros que Ignacio dejó en mi biblioteca. Pedí que Nina sonara incansable, pero tampoco la escuché cantar con ella con su voz de campanas.

Tampoco volví a cruzarla en los pasillos de nuestro lugar de trabajo ni en la parada del colectivo, a la hora en que la luna se despide.

Una sola vez, hace de ésto apenas una semana, creí escucharla en la librería donde yo buscaba “Las simetrías viscerales”, de Jeannette Winterson, pidiendo “La vida de los caracoles", de (*, o A, ya no recuerdo este detalle; pero cuando levanté la vista sólo estábamos los libros y yo, y algunas personas silenciosas que tomaban café.

Entonces, trato de escribir que Lila duerme entre pinos y violetas; o que el aire huele a jazmines; pero no sirve como conjuro.

Entonces, pienso, supongo, que aquel día de arena y mar, cuando la ví desde mi roca a diez pasos de la orilla susurrándole a un caracol palabras que el viento me negó atrapar, Lila reencontró un recuerdo anhelado y se fue con él.

Entonces, pienso, supongo, que si la suelto, así, tal vez, algún día volverá.

Levanto la vista y miro mi ventana brillante de grisinvierno, y me encuentro con los ojos amarillos de un gato plateado que en estos días ronda mi casa.


Entonces escribo: La última vez que la ví, Lila caminaba hacia el puerto, con su gato en brazos, su bolso en bandolera y un pañuelo azul turquesa besándole el cuello.





a (* y su Luna de Papel, por escribir "La vida de los Caracoles".



foto* Anabella González